La curiosa costumbre que hemos compartido con los monos durante 13 millones de años gracias a uno de nuestros antepasados: molestar al prójimo

La curiosa práctica que compartimos con los monos desde hace 13 millones de años gracias a uno de nuestros antecesores: molestar al prójimo, revela un fascinante aspecto de nuestra evolución. Un estudio reciente ha demostrado que el comportamiento de molestar a otros individuos, ya sea con fines competitivos o simplemente por diversión, tiene profundas raíces en nuestra historia evolutiva. Esta conducta, que solemos asociar con la interacción social entre humanos, ha sido observada en primates no humanos, sugiriendo que proviene de un ancestro común que vivió hace millones de años. Desde entonces, la molestia ha sido una estrategia utilizada por diversas especies, incluyéndonos a nosotros, para establecer jerarquías sociales y resolver conflictos. Este hallazgo nos invita a reflexionar sobre la complejidad de nuestras relaciones sociales y la influencia de nuestro pasado evolutivo en nuestras conductas cotidianas.

Index

La curiosa similitud entre humanos y monos: molestar al prójimo desde hace millones de años

En la raza humana, el comportamiento de molestar puede considerarse uno de los más curiosos y aparentemente ilógicos. Sin embargo, detrás de esta conducta se esconde algo mucho más primitivo de lo que se creía, una característica evolutiva que compartimos con los monos desde hace millones de años.

Un estudio realizado por el equipo de la antropóloga Erica Cartmill, de la Universidad de California, reveló que simios y humanos comparten la estrategia social del molestar, la cual se remonta a nuestro ancestro común hace 13 millones de años.

Imagen 0

El arte de molestar como estrategia social: simios y humanos comparten ancestro

Los simios, al igual que los humanos, utilizan diferentes métodos para provocar a sus congéneres, desde tirones de pelo hasta ofrecer algo para luego apartarlo cuando el otro intenta cogerlo. Este tipo de comportamiento, lejos de ser antipático, es en realidad un constructor social.

La provocación suele dirigirse de los más jóvenes hacia los adultos, siendo una estrategia que nos ayuda a estrechar vínculos y medir límites en nuestras relaciones sociales. Es una práctica que nos ayuda a saber hasta dónde puede llegar la broma antes de agachar la cabeza por temor a una reprimenda.

Fernando Gómez

¡Hola! Soy Fernando, un apasionado escritor y experto en el mundo de los videojuegos. Mi pasión por los videojuegos me ha llevado a formar parte del equipo de Legión Gamer, un periódico digital dedicado exclusivamente al mundo del gaming. Conocedor de las últimas novedades y tendencias en PC, PS5, PS4, Xbox, Switch y móvil, me encanta compartir mi conocimiento y experiencia con la comunidad gamer.

Como autor en Legión Gamer, me dedico a escribir reseñas, análisis y artículos sobre los lanzamientos más esperados, las actualizaciones de juegos populares y las noticias más relevantes del mundo del gaming. Mi objetivo es informar y entretener a los lectores, ofreciendo contenido de calidad y opiniones honestas sobre todo lo relacionado con los videojuegos.

¡Únete a la Legión Gamer y descubre junto a mí todo lo que este apasionante mundo tiene para ofrecer!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la usabilidad de la navegación y recopilar información. Las cookies no se utilizan para recopilar información personal. Si acepta esta función sólo se instalarán las cookies que no sean imprescindibles para la navegación. Más información